top of page
  • Miriam Vera Español

Los grandes falsificadores de arte.


Algunas de las falsificaciones que veremos hoy fueron descritas en su día como genuinas e incluso fueron aclamadas por la crítica como una de las mejores obras del artista original.

 

En el antiguo post os hablábamos del lado oscuro del mercado del arte y os empezamos a comentar lo numerosos que fueron los personajes que, a lo largo de la historia, han intentado introducir falsificaciones en el mercado del arte, con mayor o menor suerte.


De entre todos ellos, hoy destacaremos a las figuras más importantes de la falsificación, cuyos nombres han conseguido formar parte ya del mundo de la Historia del Arte:

Tom Keating (1917-1984) fue un restaurador de arte y famoso falsificador el cual afirmó haber pintado más de 2.000 pinturas falsas de más de 100 artistas diferentes. Nació en Londres, en una familia humilde y tras la Segunda Guerra Mundial, comenzó a ganarse la vida restaurando cuadros. A pesar de llegar a exponer su propia obra, no logró entrar en el mercado del Arte.


Keating percibía el mercado del arte como un sistema dominado por críticos y comerciantes cuyo único interés era el de llenar sus propios bolsillos a expensas de los coleccionistas ingenuos y de los artistas pobres. De este modo, quiso engañar a los expertos creando falsos cuadros e intentando de este modo desestabilizar el sistema.


La técnica más utilizada por Keating era la pintura al óleo y su artista favorito era Rembrandt. Produjo obras al estilo de artistas como Palmer, Boucher, Degas, Fragonard, Modigliani, Renoir o van Dongen.


Este falsificador fue descubierto en 1970, después de que salieran a la luz varias de sus falsificaciones. Fue arrestado en 1977 y acusado de fraude. Murió con 66 años y a partir de ese momento sus pinturas se convirtieron en objetos de colección.


Han Van Meegeren (1889-1947) fue un pintor y retratista neerlandés, considerado uno de los falsificadores más ingeniosos de la historia del arte. Desde niño desarrolló un gran interés por los pintores de la Edad de Oro neerlandesa y más tarde quiso ser artista pero los críticos de arte acabaron con su carrera. Desde ese momento