top of page
  • Serendipia G.C.

¿Una mirada al paisaje? No, once.


"Como si la visita por la sala de exposiciones fuera un pequeño viaje, en el que mediante la percepción de las obras de arte tomamos consciencia de nuestra propia relación con el territorio" E. del Diego. La instalación Inopias, de Antonio R. Montesinos, se puede encontrar en la sala..

Paisajes de fondo trata de esbozar la relación carnal entre la naturaleza, el arte y lo humano. Expone sobre la mesa la teoría de que nuestra mirada hacia la naturaleza no es inocente, viene filtrada por el ideal que los artistas han creado de ésta. De hecho, comenta Elena, la comisaria, que "tanto es así que el propio término paisaje surgió primero en el ámbito artístico para pasar después a ser utilizado para designar a un espacio físico real".


Esta exposición, como decimos, ha sido comisariada por Elena del Diego y surge en el marco de la 16º convocatoria de Ayuda a las Artes Visuales de la Diputación de Huesca. La mirada que once artistas contemporáneos tienen sobre el paisaje sobrevuela la sala y juntos recogen la idea de que este concepto es una construcción mental, que el paisaje no está formado sólo por naturaleza, hogares o industrias; el paisaje es el conjunto de emociones y sensaciones que anidan en nuestra mente al mirarlo.


Der Wanderer 2, 2004. Elina Brotherus.

La fotografía de Elina Brotherus nos da la bienvenida a la exposición y, a su vez, nos sobrecoge. Nos lanza al vacío y nos recuerda aquello que la filosofía denomina "sublime", la capacidad de la Naturaleza, o su belleza extrema, para llevarnos mas allá de lo racional. Esta imagen pasa por nuestro filtro y en ella no podemos evitar ver al monje frente al mar, al viajero contemplando el mar de nubles o, en definitiva, al ideal romántico que, en este caso, nos resulta más familiar gracias a la mirada contemporánea de la fotografía.